El libro flotante de Caytran Dölphin_ <<

 

#82

Te interrumpes de pronto y dices un nombre, anzuelo de sílabas para el ojo hambriento. Allí están inéditos cormoranes y pinzones, inéditos el mirlo, la grulla, la gaviota y el ruiseñor. Los pequeños alados trenzan nidos sin miedo al vértigo y alardean de un suave anonimato, ajenos a tu bautizo y a mis ojos. Cómo quisiera que los tomaras en tu mano, caricia abierta de cinco dedos, y les pusieras nombres propios que ellos se sacudirán con espanto. Dí sus nombres, que tu voz sea bautizo, y yo abriré jaulas en el silencio de los hombres.

 

Comentario 1
Irrumpes de pronto en las trenzas de la jaula. Allí, sacudidos con espanto, los cormoranes y pinzones, el mirlo, la grulla, la gaviota y el ruiseñor, tomados en los cinco dedos, atravesados en los anzuelos. Hambrientos de sílabas. Hambrientos de nombres propios. Cómo los quisiera con miedo de bautizo, en el silencio del anonimato. Acariciados por el anonimato. Ajenos a los suaves nombres.

Agregar comentario:

Nombre: *

Email: *

* Opcional

Por favor, responda a esta pregunta para validar su comentario:
¿De qué color era el tigre gris de Amenofis III?