El libro flotante de Caytran Dölphin_ <<

 

#74

¿Qué sería del espanto sin los dioses?

 

Comentario 1
Acaso no lo crearon ellos, el espanto, el miedo, el terror al sinsentido. Vastas y vacias son las iglesias, monumentos a los muertos cuyo eco retumba en las paredes para volver a nosotros aún más tenebroso y abominable, si cabe. Destruyamos los templos junto con los museos, obviemos el conocimiento. Minimalismo es el nombre del futuro. Solamente en lo mínimo residirá la belleza posible. Ocupar tambien un espacio reducido, alimentarnos con lo justo, tambien el espíritu. De que habrá servido la acumulación del saber, si yaceremos, pronto, todos bajo un misma roca.
Autor: judit

Comentario 2
Judit, me ha gustado eso de "Solamente en lo mínimo residirá la belleza posible". Pero crees realmente que debemos destruir todos los museos y todo el conocimiento? No rescatarías una sola pieza? Alguna te gustará.
Autor: Héctor

Comentario 3
Los sueños de sombras nos dominan. La oscuridad se enclava cada día en la mente de un niño, un anciano, hipocondriaco o robusto, macilento o dotado. Instala foetes, lidera exorcismos para excretar las sacrílegas manchas que son purificadas por bombas, fuegos, infiernos. La idea de dios como involución de las especies (concretamente la pútrida especie humana). Si un caballo pudiera imaginar a su dios ¿lo imaginaría como una yegua de anchas ancas o como el jinete que le aporrea las suyas? El espanto es la invención más poderosa de la humanidad. El caballo soñaría con la yegua o con su pasto. Nuestra involución nos obliga, espantados, a seguir soñando con esos dioses.
Autor: Diego Maenza Email: diegomaenzav@hotmail.com

Agregar comentario:

Nombre: *

Email: *

* Opcional

Por favor, responda a esta pregunta para validar su comentario:
¿De qué color era el hipopótamo negro de Platón?