El libro flotante de Caytran Dölphin_ <<

 

#1

Descubrir lo que todavía nadie sabe y ni siquiera sospecha, contener el aliento, como si la imagen de lo visto en secreto cayera en guillotina y cortara en dos, afilada lámina entre un antes y un después. Por el secreto convertirse en dueño y señor de lo visto. Momento de dioses. Momento de luz.

 

Comentario 1
"Ahora el libro está al alcance de mi mano. Lo tomo. Las páginas no ceden fácilmente, se despegan con la humedad pastosa de la gasa sobre una cicatriz supurante. En cada página un fragmento. Escojo uno de página par. Descubrir lo que todavía nadie sabe y ni siquiera sospecha -escribe Caytran-, contener el aliento, como si la imagen de lo visto en secreto cayera en guillotina y cortara en dos, afilada lámina entre un antes y un después. Por el secreto convertirse en dueño y señor de lo visto. Momento de dioses. Momento de luz. Podía haber escogido cualquier otro fragmento. Da igual. Siempre parece el comienzo necesario, el único posible, y aquí empiezan las malas interpretaciones. De esto apenas quedará una frase, o una imagen, así que el derroche igual pasará desapercibido. Lo que no se debe pasar por alto es que ésta no es mi historia" Iván Romano en "El libro flotante de Caytran Dölphin", capítulo inicial

Comentario 2
El sabe que es depositario de parte de la información y que el "legado" completo pertenece a la Tribu. Por eso los antiguos impedían el casamiento de sus miembros con los otros, los ajenos. Era la manera que los sabios sostenían la completitud del libro, para cuando los dioses regresaran. Pero Kaal y sus hijos, herederos de parte del libro escrito en sus genes, se alejaron de la ley, se cruzaron con las mujeres de las tribus de "afuera" y destrozaron el libro en mil páginas y fragmentos. Los dioses no podrán volver a leerlo, como en el comienzo. Sólo volveremos a Babel, la incompresible.

Comentario 3
Mi momento. Luego de tantos equipajes, libros, sudores, tragos (incómodos souvenirs en que los que se han convertido mis palabras obsequiadas aquí y allá.) Por eso digo que este es mi momento. El retorno de mi historia. Sólo que esta vez lo sabrán todo. ¡Contengan el aliento! La guillotina cae, demarca en este instante un antes y un después. En este, mi momento, soy un pequeño dios observando a sus hormigas laboriosas, soy dueño y señor de lo visto. Aunque escribo lo ya plasmado no estoy maldecido por las repeticiones. El sabor de mi vida me ha llevado por parajes que jamás han coincidido con los espejismos de los espejos. Para mí cada sitio ha sido diferente, único, pero con millones de puntos de contacto con mi alma. Es la luz. Suspéndanse queridos amigos, ¡contengan el aliento! Esto recién comienza.
Autor: Caytran Dölphin Email: caytrandolphin@hotmail.com

Comentario 4

Autor: Caytran Dölphin Email: caytrandolphin@hotmail.com

Comentario 5
lokkijjfmfvf
Autor: Yobani Email: yoba_ozil10@hotmail.com

Agregar comentario:

Nombre: *

Email: *

* Opcional

Por favor, responda a esta pregunta para validar su comentario:
¿De qué color era el armadillo dorado de Cleopatra?